Quinto día: 27 de septiembre de 2019

Hoy en la primera parte de la mañana tajo vecinal: repatir paja. ¿Que qué es esto? Pues ayudar comunalmente a que funcione el pueblo.

Además, volvieron a limpiar los conejos, recogieron huevos: ¡3 huevos! Los demás osn de atrezzo.

A otros chicos y a otras chicas se las llevaron al huerto. No lo entiendan mal, ¡eh! Ese día había “luna de trasplante…”: limpiar, cortar tallos, poner semillas.

Corrían y corrían los cuatro jinetes del apocalipsis con sus armas letales: carretillas… y luego los “cinco del carretillo”. ¡Qué carreras! Hasta cronometraban a ver quién tardaba menos en llevar la paja en el carretillo. ¡Estos “romanos” están locos!

Ssssss… silencio: trasvase de cerebros. La cláusula de libertad de Julia y Patricia era muy baja y la fichó el equipo contrario. Ni pidieron aumento de sueldo.

Y en el descanso de la mañana… Pedro aprovechó para tender su ropa. ¡Qué chico más apañado!

Después de tender, se nos fue a instalar la estación meteorológica, no paró ese día, ni ningún otro…

Se va cerrando el telón y en la segunda parte de la mañana tuvo lugar una sesión de evaluación: por un lado, los profesores y, por otro lado, el alumnado. Hicimos encuestas, tests… y todos tan contentos: ¡viva la madre superiora! Ya solo quedaba por la tarde presentar nuestro proyecto y… nuestra obra de teatro: “Un hallazgo inesperado”.

Por la tarde, seguimos trabajando en nuestro proyecto, preparando la presentación y ensayando, por última vez, nuestra obra de teatro.

Y luego… “La mochila de las emociones”. En una camiseta de papel se fueron poniendo frases y palabras… de amor, cariño… Las emociones a flor de piel y las lágrimas brotaron como el rocío de la mañana.

Espectáculo por todos los poros de la piel lo que ofreció nuestro IES Viera y Clavijo: espectacular la presentacion de la “Caseta meteorológica” por Conrado, Muha, Pedro y Lucciano, y especacular la representación de teatro por el pueblo de Búbal: empezamos en la plaza de Búbal (plaza de la Constitución de 1812), fuimos a la iglesia de san Martín, seguimos hacia el cementerio y regresamos, para terminar, a la plaza de Búbal: teatro de calle y teatralización de la vida de Búbal.


Y tras los saludos Inad, acompañado a la guitarra por Noelia, nos contó, de la manera que él mejor sabe, es decir, a través de un rap, las viviencias de esta semana en Búbal. Todos mirándoles y sintiendo sus palabras. Vi gente llorar…

Los sevillanos salían a las 5:00 h. Había que acompañarlos hasta esa hora para despedirlos.


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *